viernes, 16 de marzo de 2012

David Vandermissen, masajista titulado.


Mi nombre es David, soy un chico de 38 años, masajista titulado, modelo publicitario, actor profesional y entrenador personal.

Aplico masajes relajantes, eróticos y sensitivos exclusivamente a mujeres, en mi gabinete privado, en el Madrid de los Austrias.

El masaje es tanto un arte como una ciencia. En cuanto a arte, posee una parte técnica, viva y por ello en constante cambio y adaptación. Sus beneficios han llegado hasta nuestros días evolucionando desde las técnicas más simples para proporcionar relajación y favorecer el sueño, hasta el desarrollo específico de algunas más complejas para aliviar o eliminar dolencias concretas del cuerpo o el organismo.



Técnicamente, es un método de valoración mediante la palpación y de tratamiento manual, aplicado sobre la cubierta corporal y trasmitido por la presión mecánica de las manos a los diferentes órganos del cuerpo humano.

Según la indicación y los objetivos de tratamiento propuestos, se pueden lograr efectos que generan acciones directas y/o reflejas sobre el organismo.
Masaje relajante:

Este tipo de masaje fija su atención en descargar la tensión acumulada. Se aplica de forma lenta y con una presión firme y progresiva. Es necesario que lo aplique una persona con un mínimo de conocimientos de masaje, gran sensibilidad y buen sentido común.

El efecto que se busca es la relajación y disminución del tono muscular, a través de un contacto no agresivo por parte de la persona que lo aplica.

Lo más importante a la hora de realizar este tipo de masajes es actuar sobre los puntos de tensión del receptor, realizando las maniobras en las áreas de tensión (los mal llamados "nudos"), que principalmente se ubican en la espalda, músculo trapecio, erectores de la columna y musculatura masticadora. También hay que tener en cuenta, que quien realiza los masajes, debe ser una persona que transmita tranquilidad y relajación, así podrá influir positivamente en el resultado del masaje, y lograr el objetivo deseado.


Masaje sensitivo:

Está dirigido, principalmente, a una persona sana, que no sufre una lesión concreta o fatiga muscular por sobresolicitud. Su propósito es aliviar las consecuencias psicofísicas, (las físicas y las emocionales) que genera el estrés, termino complejo y de persistente actualidad, esencial a la vida y del que forma parte sin reservas. Consiste en la capacidad de adaptación del organismo a la dinámica de la vida cotidiana. Se puede distinguir entre estrés beneficioso o eustres; y estrés nocivo o distrés: por lo que también a esta técnica se le denomina "Masaje antiestres".

Partiendo de esto hay que puntualizar que el tratamiento, ya sea por masaje o por otro medio terapéutico, se clasifica y define con relación a la indicación y al propósito.


Se aplica mediante movimientos suaves y armónicos, evitando los cambios bruscos de ritmo y la perdida de contacto (este último tema es muy controvertido dentro de la aplicación purista del masaje, ya que en ocasiones es necesario dejar reposar al cliente para que se desahogue y reorganice, por lo cual, hemos de dejar el contacto un instante). El propósito de este tratamiento es proporcionar relajación general, por ello el masaje se destina a todo el cuerpo.

Asimismo, resulta más eficaz si se combina con técnicas de Drenaje linfático manual, movilizaciones articulares pasivas y estiramientos suaves.

Masaje erótico:

El masaje erótico es el uso de las técnicas del masaje con un propósito sensual. Descubrir y disfrutar los placeres del masaje erótico dentro de las relaciones sexuales, dando protagonismo a todo el cuerpo y no solo a los genitales, puede ser algo muy excitante y placentero.

Se utiliza la técnica con consentimiento mutuo y de manera que aumente el despertar sexual, las técnicas se aplican para estimular la libido, o aumentar la capacidad de respuesta al estímulo sensual.

Consiste en la estimulación de la piel para provocar sensaciones de placer y excitación sexual. Se utiliza una intensidad mínima, propia de caricias y pases largos. Se puede utilizar como parte del juego erótico de la pareja, dentro de los preliminares. Para ello se pueden utilizar además de las manos, objetos como una pluma, o un cubito de hielo, y utilizarlos para despertar las innumerables terminaciones nerviosas que posee nuestra piel, y dar rienda suelta a la imaginación.


Puedes reservar tu cita a través del número de teléfono 659 62 09 78 de 11 de la mañana a 9 de la noche, o escribiéndome a mi correo privado davidmasajes@hotmail.com

Te atenderé encantado.

Mis tarifas oscilan entre los 40 euros por una hora de masaje relajante, 50 euros el masaje sensitivo y 60 el masaje erótico.

Ven a conocerme y disfruta de las sensaciones que el masaje puede provocar en tu cuerpo.

Absoluta profesionalidad.